domingo, 27 de noviembre de 2016

No es oro todo lo que reluce

Nadie dijo que este proceso iba a resultar sencillo ni que el resultado fuera a ser maravilloso. Nuestra estancia en Hungría no ha resultado nada fácil. Muchísimas dificultades de todo tipo: desde el idioma, pasando por un excesivo cansancio físico y sobre todo psicológico, hasta las grandes dificultades de adaptación no sólo por nuestra parte sino también de nuestros pequeños.
Mentiría si dijera que estoy satisfecho. Hoy por hoy la balanza se inclina hacia el lado negativo pero confío que con el tiempo se equilibre hacia una situación "normal".
Envidio a las familias que han realizado el proceso sin dificultades; las que me dijeron que habían conseguido establecer un vínculo más que afectivo con los niños. A lo largo de este tiempo he echado en falta cierta sinceridad por parte de otras familias que sólo contaban la parte positiva y ocultaban, no sé por qué razón, muchos de los problemas con los que nosotros nos hemos encontrado. Quizá si los hubiera conocido a tiempo mi situación hubiera sido diferente.
Cuando una familia realiza el periodo de convivencia con los niños nadie te habla de cómo actúan, del rechazo, de la agresividad, de su comportamiento. La mayoría se limita a decir que los niños les agotan y que se necesita mucha paciencia. Es a posteriori cuando tras los problemas y consultar casi de forma temerosa por la situación por la que uno está pasando, cuando acceden a relatar alguna de estas situaciones. Previamente uno piensa que lo que está ocurriendo sólo le está pasando a él, y esto afecta emocional y psicológicamente a la familia en conjunto.
Podría contar cientos de anécdotas y situaciones vividas pero no me encuentro con ánimo de hacerlo. Si he decidido escribir esta entrada en el blog es por aquellas familias que me han seguido durante mucho tiempo y que me han preguntado si iba a continuar con el blog.
Lamentablemente no. Este es el punto y final de un maratón al que he llegado con muchas dificultades.
Gracias, gracias, y mil gracias a todos los que durante años habéis estado ahí animando y apoyando este blog.